LiFiEsta nueva tecnología pretende destronar al WiFi no sólo por su velocidad sino por su bajo costo.

Muchas veces cuando vamos a algún restaurante lo primero que hacemos -incluso antes de pedir la carta- es pedir la contraseña de WiFi, esto debido a que usamos este servicio de conexión inalámbrica a internet en todo momento y casi desde todo lugar. En el hogar tenemos las consolas de videojuegos y portátiles conectadas al WiFi, incluso ya hay neveras con acceso WiFi para descargar o leer recetas culinarias. En el trabajo para acceder a portales webs o sitios informativos y en la calle por sí nos llegó un nuevo email.

Pero en verdad WiFi es una marca comercial registrada por la compañía WECA, que encargó a una compañía de marketing un nombre corto, de fácil recordación y que tenga acogida.

Ahora este nombre es conocido por todo el mundo, y su uso es casi global. WiFi es una conexión a internet desde un punto cercano a la fuente, que viene a ser el router (del término anglosajón que significa enrutador y es el que genera la red de conexión inalámbrica WiFi); que como muchos hemos podido evidenciar, nos genera algunos problemas como la colocación del router o qué tengamos que movernos con nuestro smartphone o tableta para el buscar la mejor conexión, esto debido a que la conexión WiFi depende de donde estemos, en lugares cerrados normalmente se puede acceder hasta 20 metros de distancia (por las paredes y objetos que interrumpen el paso de las ondas) hasta muchos más metros en campos abiertos.

Actualmente se encuentra en desarrollo un nuevo sistema de transmisión de datos y acceso a internet. Este nuevo sistema se denomina LiFi (por Light Fidelity) y promete revolucionar el acceso común a internet. Por ejemplo unas de sus ventajas son que ofrece casi 250 veces mayor cobertura que el WiFi, además de una mucho mejor recepción que permitiría un acceso casi universal a internet incluyendo aviones y lugares con resonancia magnética.

LiFi es un sistema digital que usa el conocido código binario (de ceros y unos), convirtiendo la información que se encuentra en este código en unos impulsos lumínicos, es decir en luces que se encienden (sería el uno) o se apagan (sería el cero). Y para generar estos pulsos luminosos se utilizan unas bombillas de luz LED muy pequeñas que son capaces de encenderse y apagarse millones de veces por segundo, movilizando muchísima información a esta velocidad, se dice que la velocidad de transmisión de datos por este sistema podría llegar incluso a los 500 megabytes por segundo (Mbps), es decir sería varias veces más rápido que las ofertas actuales de fibra óptica.

Lo único que se necesitaría para la utilización de esta tecnología necesitaríamos un "router luminoso" que se pueda conectar fácilmente y sin problemas a cualquier bombilla de luz actual. Este aparato emitiría la señal binaria y estos impulsos sería captados por receptores luminosos instalados y conectados en los dispositivos que necesitemos como tabletas, móviles, electrodomésticos, televisores, etc.

Otra de las ventajas que supone utilizar este sistema es que no causaría daños ni molestias a los usuarios, debido a que los impulsos luminosos son imperceptibles a la vista humana. Además cualquier fuente luminosa podría convertirse en un hotspot (áreas de conexión a internet a través de WiFi, mayormente en lugares públicos como hospitales, aeropuertos, restaurantes y pueden ser gratuitas o pagando una suma que solicita el proveedor del servicio); con lo cual esta tecnología sería mucho más barata y mucho más segura; al no interferir con las comunicaciones, no necesitar bandas de comunicación y sin molestias para los usuarios. Su único inconveniente es que los pulsos luminosos no pueden atravesar paredes como la señal de WiFi, por lo que se necesitaría un receptor LiFi por cada lugar donde precisemos internet.

 

You have no rights to post comments