KineSpring Rendering-v3El Sistema KineSpring es el único diseñado para tratar el dolor causado por la artrosis de rodilla absorbiendo las cargas excesivas que soporta la articulación. Al aligerar las cargas articulares, el Sistema KineSpring protege el cartílago de la rodilla a la vez que ayuda a mantener el movimiento natural e integridad estructural de la articulación.

Sistema de Rodilla KineSpring®: Su Primera Opción Quirúrgica

El Sistema KineSpring constituye una nueva clase de tratamiento que se sitúa a mitad de camino entre los tratamientos conservadores y los procedimientos quirúrgicos que modifican la articulación. Se trata de un procedimiento completamente reversible que, al ser tanto extra-articular como extra-capsular, preserva la integridad de la articulación sin requerir resecciones de hueso, ligamentos ni cartílago.

Los pacientes más jóvenes y activos a menudo son malos candidatos para la cirugía tradicional. Para ellos, el Sistema KineSpring es una opción especialmente atractiva que preserva la integridad de la articulación y permite retrasar, o en algunos casos incluso evitar, una cirugía de modificación articular.

Siguiendo las técnicas habituales de la cirugía ortopédica, el Sistema KineSpring se implanta junto a la articulación de la rodilla a través de dos incisiones situadas a poca distancia del cóndilo femoral y del platillo tibial internos, respectivamente. Se utilizan tornillos óseos para anclar las bases del implante a las corticales femoral y tibial utilizando la técnica estándar. Esta sencilla intervención suele tener una duración inferior a una hora.

La brevedad de la rehabilitación preoperatoria y del período de recuperación también es un atractivo de este sistema, especialmente en comparación con la cirugía de modificación articular. Aunque en los ensayos clínicos realizados con el Sistema KineSpring no se indicaron sesiones de fisioterapia, los pacientes. suelen recuperarse mediante un programa como el que figura más abajo. Lo ideal es que el cirujano establezca un programa postoperatorio específico para cada `paciente.

Protocolo Post-Operatorio

Fase I (Semanas 0-2): Centrada en la Cicatrización de la Herida

Realización de curas regulares para asegurar una buena cicatrización

Suministro de analgésicos

Se indica al paciente levantar la pierna operada y aplicar hielo para reducir la inflamación, según sea necesario

Uso de muletas para limitar la actividad - ejercicios de rehabilitación de la marcha, según sea necesario

Fijar expectativas realistas: el dolor artrósico suele disminuir tras la cirugía, pero muchos pacientes experimentan una intensificación temporal mientras cicatrizan las heridas y las incisiones.

Fase II (Semanas 3-6): Incremento de la Flexibilidad y Vuelta a la Actividad.

El paciente puede dejar de utilizar las muletas a las 2 semanas, según lo tolere

El énfasis debe ponerse en la completa recuperación del arco de movilidad y de la capacidad para realizar las actividades cotidianas

Se indica el uso de la bicicleta estática sin resistencia para ayudar a la recuperación del arco de movilidad

Comienzo de ejercicios de equilibrio y tonificación muscular (caminar apoyando primero el talón y por último los dedos, sostenerse sobre una sola pierna, pasar de la deambulación lenta a la normal)

Introducir ejercicios funcionales y de estabilización, según se toleren

Iniciar ejercicios de fortalecimiento del cuádriceps (elevaciones de pierna extendida)

Fase III (tras la 6º semana): Aumentar la Fuerza y Reanudación de la Práctica Deportiva

Incrementar la intensidad de los ejercicios funcionales y comenzar con el entrenamiento de un deporte específico

Restringir la actividad física intensa (esquí, carrera, tenis) desde 6 semanas hasta varios meses, dependiendo de la actividad.

Tomado de: http://www.moximed.com/es/

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar