upExisten de diversos tipos, colores, precios y funcionalidades. Cada una orientada principalmente a un tipo de usuario.

Hasta hace un tiempo, se solía salir a correr con un buen calzado y si es posible con una adecuada ropa deportiva. Posteriormente aparecieron los sistemas de música personal que permitió hacer más agradable este deporte agregando poder escuchar la música que nos gusta durante el entrenamiento o deporte habitual.

Ahora, un instrumento que era solamente decorativo sale a la palestra, se trata de las pulseras deportivas. Con estos "gadgets" podemos sincronizandolos a nuestros móviles o portátiles (mediante Bluetooth o conexión USB) medir nuestro nivel de sueño, los pasos que hemos dado durante el día y durante el entrenamiento, las calorías que hemos quemado, construir metas personales, algunos son sumergibles, el tiempo que hemos pasado en reposo y hasta hay alguno que nos suelta frases motivacionales.

Claro cada una de estas funciones varia de acuerdo al modelo, y el modelo obviamente es dependiente del precio.

Algunos de las más conocidos son el Garmin Vivofit (119 euros); el Jawbone UP24 (mi favorito, con Bluetooth, cuenta pasos, tiempo en reposo, horas de sueño REM y sueño ligero, lo que comemos, etc. Precio aproximado de 150 euros); el popular Nike Fuelband (parecido al anterior solo que no monitoriza el sueño, pero diseño más atractivo, precio 150 euros aprox.); el Mio Link (la compañía Mio de GPS se integra a este mundillo, lo novedoso es que mide la frecuencia cardíaca y cuesta alrededor de 100 euros); Polar Loop (parecido al anterior con medición de FC, valoración de grasa quemada, precio alrededor de 100 euros), entre otras muchas marcas más.

Es importante mencionar, que existen aplicaciones en nuestros móviles para medir los pasos que damos, la velocidad a la que vamos, la distancia que hemos recorrido, las calorías consumidas, hasta las metas que nos hemos puesto para determinado día o semana, pero la ventaja que nos otorgan estas pulseras es que no consumimos la preciada batería de nuestro móvil, así como que podemos ver todo lo que hemos hecho o dormido con la pulsera en un ordenador de mesa o una portátil, lo que es bastante cómodo para ver y leer.

La pregunta que surge es: ¿en el futuro vendrán los pacientes con su pulsera para que valoremos su ritmo cardíaco, si es que están durmiendo bien, o si están caminando lo suficiente?

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar